Santa Rita

– Agustina.
– Festividad: 22 de mayo.
– Fecha de canonización 24 de mayo de 1900.
– Nacionalidad: italiana.


Vida de Santa Rita de Casia:

Rita es el diminutivo de Margarita, que nació en 1380 en Rocaporrena y murió en 1456 en Casia. Ya desde sus primeros años ofreció notorias señales de su futura proclamación como “Abogada de los imposibles”. Su piadosa madre, que sufría de esterilidad, consiguió con su asidua y ferviente oración, que Dios le concediera esta hija única, concebida en su plena ancianidad. De ella aprendió su hija a vivir bajo el temor de Dios, y de su padre, Juez de Paz de su pueblo, a cultivar la armonía en medio de las luchas políticas de su tiempo.

Ya desde su más tierna edad, mostró inclinación por la vida de piedad, manifestando que su gran deseo era consagrarse a la vida religiosa.

Pero sus padres, siguiendo la costumbre de entonces, tenían otros proyectos sobre su vida, casándola con el joven Pablo Fernando. Difícil determinación paterna, que Rita aceptó dócilmente con ejemplar acatamiento filial. Sin embargo, esta ejemplaridad filial en modo alguno suprimía la equivocada decisión paterna al elegirle para marido a un joven, más por el porte exterior que por la esencia de su personalidad, fuertemente agresiva.

santaritaRita soportó día a día, con su vida sencilla, rebosante de oración y de las más bondadosas virtudes, el carácter agrio de su marido, durante los dieciocho años que duró su matrimonio. Pero para complicar más su vida familiar resultó que sus dos hijos heredaron el mismo y difícil carácter de su padre. Sin embargo, como “la paciencia todo lo alcanza”, las fervorosas oraciones de Rita terminaron por recibir el premio merecido. Su marido se convirtió, pidiendo y otorgándole el perdón por todo el sufrimiento que le había ocasionado. La permanente dulzura y diligente bondad de Rita habían conseguido dulcificarlo.

Rita se quedó viuda joven y con dos hijos, al morir su marido asesinado en medio del enfrentamiento entre güelfos, partidarios del Papa, y los gibelinos, partidarios del emperador alemán. Es verdad que Rita había conseguido apartar a su esposo del clan político al que pertenecía, sin embargo y quizá por venganza, pagó con su vida el precio de ese tardío gesto de paz.

Pero la paz aún se hacía esperar en el hogar de Rita. Sus dos hijos, sin duda que influenciados por el ambiente, se habían alineado también con el partido de su padre, al que se aprestaban para vengarlo. Pero su madre, militante del bando de la paz, no cesaba de inculcarles el valor del perdón, para anular esa espiral de odios y violencia. Sus persistentes plegarias y maternales consejos, no tardaron en conseguir el regreso de la paz, al erradicar del corazón de sus hijos todo deseo de venganza. Poco duró el gozo de esta nueva era de calma y tranquilidad en la vida de Rita, pues una temprana e inoportuna enfermedad, arrebató la vida de sus hijos.

Detrás de tan dolorosa experiencia Rita encontró la liberación de sus obligaciones familiares. Ya podía seguir los profundos impulsos de su corazón, que incesantemente le empujaban a la vida religiosa, llamando a las puertas del monasterio de Santa María Magdalena, de Casia, de monjas agustinas.

Pero Rita tuvo que superar de nuevo inesperadas dificultades que no tardaron en aparecer. En dicho monasterio no es de extrañar que hubiera religiosas familiares de los asesinos de su marido, por lo que ha Rita le niegan el ingreso. Pero a su indomable insistencia le imponen como condición para ingresar el pacificar a su familia con las de los asesinos de su esposo. Difícil prueba que Rita no duda en aceptar, conseguir perdón.

No se pueden olvidar los ricos símbolos de Santa Rita, como la espina en la frente y el crucifijo ante el que ella pasaba mucho tiempo en oración. El crucificado la hizo compartir el dolor de su corona de espinas, desprendiéndose de ella una espina que se incrustó en la frente de Santa Rita. Lógicamente fue una vida muy dolorosa, con el añadido de que desprendía un olor desagradable, y que

ella consideraba una gracia divina. Otro símbolo son las rosas, nacido de la visita de una prima, que le preguntó si necesitaba algo, a lo que Rita contestó que le llevaran esa rosa del jardín del convento. En pleno invierno, la prima pensaba que era un objetivo imposible, pero se vio sorprendida al encontrar un pimpollo de rosa, que le entregó a Rita. Esa rosa simbolizaba el amor de Cristo hacia Rita, junto con el poder intercesor de esta por los casos imposibles.

Rita se quedó con la espina y a nosotros nos regaló las rosas, como símbolo del amor más puro y vida más bella, que colma los inevitables anhelos de paz albergados en todo corazón humano.


Las 10 enseñanzas de Santa Rita:

  1. Ama sin mirar a quién.
  2. Los obstáculos son enseñanzas para tu espíritu.
  3. Nunca te des por vencido.
  4. La oración siempre es escuchada.
  5. Nunca es tarde para cambiar el rumbo de tu vida.
  6. No te lamentes, lleva con dignidad tu cruz.
  7. El amor todo lo puede.
  8. Practica el bien y tarde o temprano serás reconocido
  9. Confía en tí mismo y defiende tus ideales.
  10. Dios nunca te abandona

Seas por siempre bendita, oh gloriosa Santa Rita.

  • Por tus méritos singulares de la niñez inocente.
  • Por tu perfecta unión a la voluntad divina.
  • Por tu fidelidad en el matrimonio y por la conversión de tu esposo.
  • Por la ofrenda del dolor de tu corazón causada por la muerte de tus hijos.
  • Por los servicios prestados a los pobres.
  • Por tus esfuerzos en favor de la concordia, la paz y la unidad de las familias.
  • Por tu milagroso ingreso en el monasterio de agustinas.
  • Por la ofrenda de los dolores de la espina clavada en la frente.
  • Por el amor divino que consumía tu corazón.
  • Por tu gran devoción al santísimo Sacramento de la Eucaristía.
  • Por el ejemplo de perfección dado al pueblo en todos los estados de la vida.

Fiesta de Santa Rita de Casia

Se celebra la festividad de Santa Rita el 22 de mayo, día en que nació y murió, después de vivir 76 años, en los que pasó por todos los estados de vida: soltera, casada, viuda y religiosa, en los que se santificó cumpliendo ejemplarmente sus obligaciones. Esta es la razón de por qué Santa Rita es una de las santas más populares del calendario cristiano. El camino fue un permanente ejercicio heroico de la paz sobre la discordia, del perdón sobre la venganza, de la caridad sobre la violencia y de la fraternidad sobre la discordia, inevitable antídoto contra tanto inhumano dolor descargado sobre sociedades y personas en nuestro “mundo civilizado”.