Comenzamos con el Evangelio de Juan, deteniéndonos en el prólogo, profundizando versículo por versículo.

Continuamos con el testimonio de Juan el Bautista y la boda de Caná, de modo de prepararnos en la lectura, para ejercitarnos en la oración  contemplativa en este evangelio.