«Quiero llegar a todos los fieles en la Arquidiócesis de Montevideo, invitándolos a participar con generosidad en la Colecta del Fondo Común Diocesano, que se realizará en todos los centros de culto los días 12 y 13 de agosto. En momentos difíciles para todos, nuestro aporte se vuelve especialmente significativo, cuando constituye una renuncia a lo que podemos tener o disfrutar, cuando no se limita a tranquilizar nuestra conciencia dando de lo que nos sobra, y promueve una verdadera cultura de la solidaridad.
Agradezco, profundamente  a todos, por el aporte ofrecido en las últimas colectas del Fondo Común Diocesano. Gracias a ello, podemos asumir con responsabilidad común los gastos esenciales de nuestra Iglesia: sostener a nuestros seminaristas, pagar la cuota del Hogar Sacerdotal y aportar al Fondo de Ayuda al Clero.
Pongo, en las manos de María, Asunta al Cielo, la vida de cada uno de ustedes y de sus respectivas familias».